Aquí podrás encontrar las preguntas que todo celíaco/a se ha hecho alguna vez.

Hacerse socio de una de las asociaciones miembro de FACE es recomendable en cuanto se detecta la enfermedad celíaca. Para ello, ponte en contacto con la asociación que te corresponde. En la página de FACE puedes ver el listado completo de asociaciones con teléfonos, direcciones y correos electrónicos.

También podemos ayudarte en info@facejoven.org.

La cerveza se elabora con cualquier tipo de cereal aunque por lo general se elaboran con cebada y trigo, lo que hace de ellas una de las bebidas prohibidas en dietas sin gluten. Aun así, cada vez más marcas trabajan para crear cervezas aptas para celíacos con plenas garantías.

  • Ambar: dispone de cerveza normal y cerveza sin alcohol apta para celíacos. Más información aquí
  • Estrella Damm: su cerveza Daura está también pensada para celíacos. Más información aquí.

La celiaquía es una enfermedad de por vida y no desaparece por arte de magia. Si te han diagnosticado como celíaco puedes tener síntomas o ser asintomático, es decir, no presentarlos. Sin embargo, no manifestar ningún síntoma no quiere decir que el gluten no esté afectando a tu intestino, ¡de hecho, lo está haciendo! No te fíes de los síntomas y sigue la dieta sin gluten para estar sano.

El gluten está presente en más alimentos de los que podemos imaginar. La contaminación cruzada ocurre cuando un alimento que debería ser sin gluten se contamina con otros que sí que llevan gluten. Por ejemplo, sucede cuando se fríen unas patatas fritas aptas en una freidora en la que previamente se han frito croquetas con gluten, o cuando en una panadería se hace pan sin gluten habiendo harina de trigo en el ambiente. La contaminación cruzada es muy importante y se debe tener siempre en cuenta.

Si dudamos, lo mejor es no comerlo.

En los últimos años se están utilizando gran cantidad de logos, no solo en España sino por todo el mundo, que indican si un producto es o no sin gluten. Incluso algunos supermercados tienen sus propios logos. Sin embargo, el único etiquetado que garantiza al consumidor celíaco que los productos que la portan han cumplido con los requisitos que FACE establece es la Marca de Garantía de FACE. Esto no quiere decir que el resto de productos etiquetados "sin gluten" no lo sean, sino simplemente que no han seguido las medidas de control para garantizar la ausencia de gluten de FACE. Puedes leer más aquí.

 

 

Existe mucha confusión sobre los conceptos de alergia e intolerancia al gluten. A menudo, la gente habla de alergia cuando se refiere a una intolerancia o viceversa. 

Enfermedad celíaca o intolerancia al gluten

Es una enfermedad sistémica autoinmune producida por la intolerancia a las proteínas del gluten. Es decir, la enfermedad celíaca es una hipersensibilidad con base inmune, pero que se manifiesta a través del sistema digestivo, concretamente, mediante la atrofia de las vellosidades del intestino delgado. Es difícil detectarla porque los síntomas son muy diversos, aunque los expertos coinciden en destacar tres posibles formas de presentación de la enfermedad:

1) Forma típica; También conocida como sintomática. Cuando se presentan síntomas relacionados con el sistema digestivo como diarreas, pérdida de peso, dolor abdominal…

2) Forma atípica; Los síntomas suelen ser tardíos y más leves e intermitentes, por lo que es más complicado detectarla. Por ejemplo, la presencia de anemia, baja estatura, trastornos de conducta, caída del cabello, abortos espontáneos, fracturas óseas ante golpes leves…

3) Forma silente o asintomática; No se presentan síntomas de la enfermedad pero presentan determinantes que hacen considerar a estas personas como grupos de riesgo: es el caso de los familiares de enfermos celíacos o personas con enfermedades autoinmunes como diabetes tipo 1, Hiper e hipotiroidismo, artritis reumatoidea, psoriasis…

A pesar de padecer síntomas tan diversos, las personas con enfermedad celíaca presentan niveles positivos de a-tTG-Iga que deben verificarse con un especialista mediante una biopsia intestinal que compruebe el estado del intestino delgado…

Sensibilidad al gluten no celíaca

Se trata de una patología nueva que también está causada por el gluten, aunque no se trata ni de alergia ni de intolerancia al gluten. Es decir, las pruebas en ambos casos son negativas pero la salud de la persona afectada mejora cuando deja de comer gluten.

Si diagnosticar la celiaquía es complicado, la sensibilidad al gluten no celíaca aún lo es más, ya que los síntomas más evidentes no tienen que ver con el sistema digestivo (normalmente son dolores, fatiga o cambios bruscos de comportamiento). Además, al dar negativo en las pruebas es complicado diagnosticarla.

Sólo se puede hablar de sensibilidad al gluten si la salud de la persona mejora al eliminar el gluten de su alimentación y en cambio empeora cuando vuelve a consumir gluten.

Alergia al gluten

La alergia al gluten es muy poco común y es importante distinguirla de la enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten. A diferencia de la enfermedad celíaca, el sistema inmune de los alérgicos al gluten produce anticuerpos ante esta sustancia que consideran perjudicial para su salud sin necesidad de que el gluten llegue al intestino.

Tanto en la enfermedad celíaca como en la alergia al gluten interviene el sistema inmunológico aunque de manera diferente.

En la enfermedad celíaca, el gluten daña el intestino delgado, lo que provoca que los síntomas no sean tan inmediatos como en la alergia y el resultado sea una deficiencia crónica en la absorción de nutrientes en el intestino. En el caso de la alergia, los anticuerpos IgE producen una respuesta inmediata a la ingesta o contacto del gluten que puede ser urticaria, edemas, dificultad respiratoria… Reacciones típicas en las alergias alimentarias.

¿Necesitas más información?

Si tienes más preguntas y no las encuentras aquí, ponte en contacto con nosotros.